PERSÉFONE, LA HIJA PERDIDA

publicado a la‎(s)‎ 13 mar. 2011 10:56 por Teresa Olloqui   [ actualizado el 13 mar. 2011 11:01 ]

En la mitología griega Zeus, Poseidón y Hades eran hermanos que se enfrentaron al poder de sus padres. Tras vencerlos, se repartieron a suertes los reinos a gobernar. Zeus se quedó con los cielos, Poseidón con los mares y Hades con el reino de las tinieblas o muertos. 

Tenían además varias hermanas, una de las cuales era Demeter, diosa de la agricultura.


Cuenta la mitología griega que Demeter tenia una hermosa hija llamada Perséfone. Hades que estaba profundamente enamorado de su belleza, pidió permiso a su hermano Zeus para quedarse con ella. Según la mitología, Zeus se limitó a guiñarle un ojo, y Hades lo tomó como un gesto de aprobación. Hades ideó un plan que consistía en aprovechar alguna excursión de Perséfone para raptarla y llevársela a su reino. 

Demeter se puso muy triste y por mucho que preguntó, nadie sabía explicarle como había desaparecido su hija. Convirtió a unas ninfas en sirenas, como castigo, por no haber cuidado de su hija mientras jugaban. Estuvo nueve días sin comer, hasta que uno de los hijos de los reyes de Eleusis le contó como un pastor vio un carruaje negro, conducido por un guerrero con armadura también negra, que llevaba a una joven aterrorizada en sus brazos. Con esta descripción Demeter sospechó enseguida que era cosa de su hermano Hades y que no se habría atrevido sin el consentimiento de Zeus, también su hermano y jefe de todos los dioses griegos.

Como venganza, Demeter prohibió a las plantas crecer y a las semillas germinar. Zeus, viendo que esto traería gravísimas consecuencias, intentó calmar su enfado regalándole preciosos presentes. Pero Demeter los rechazaba uno tras otro respondiendo que sólo quería recuperar a su hija. 

Zeus alarmado porque la decisión de Demeter significaría el fin del mundo, trató de convencer a Hades de que liberase a Perséfone. Hades contestó que sólo sería posible si durante el cautiverio, Perséfone no hubiera probado el alimento de los muertos.

De vuelta a su reino, Hades descubre por uno de sus jardineros que su rehén comió siete semillas de granadas. Estas semillas impedían al que las comía salir del mundo de los muertos. Cuando explicó a Zeus lo sucedido, se desencadenó entre ellos y Hades una terrible discusión que acabó con un pacto.  

 

El resultado final de todo esto fue que Persépone estaba seis meses del año con Hades en el reino de los muertos y los otros seis volvía a la tierra con su madre. Los seis meses que Demeter está sin su hija, es cuando la vegetación muere y las plantas no volvían a crecer hasta los otros seis meses que tenía la compañía de su hija tierra. Así se explicaba en la antigua Grecia las estaciones del año. 

                                                                            Maruchi Borrás 5ºA

Comments