EL REY MIDAS Y DIONISIO

publicado a la‎(s)‎ 13 mar. 2011 8:54 por Teresa Olloqui   [ actualizado el 13 mar. 2011 9:03 ]
Midas fue el primer hombre en plantar un jardín de rosas.
Le gustaba disfrutar de la buena vida. Una mañana un jardinero le dijo:
- Hay un sátiro completamente borracho tirado en tu rosedal.
- Traedlo inmediatamente ante mi presencia.- Dijo Midas.
Al terminar, sin mediar ningún castigo por aplastar sus rosas, lo envió sano y salvo con Dionisio.

Dionisio, agradeido le dijo a Midas:
-¡Pídeme lo que quieras y te lo concederé!
Midas eligió tener el poder de convertir en oro todo lo que tocase. Y así le fue concedido. Más tarde tenía hambre y su comida se convirtió en oro y cuando tuvo sed el vino se convirtió en oro.
Llorando le pidió ayuda a Dionisio. Le dijo si podía liberarle de este castigo y así fue. Le mandó lavarse las manos en un río de Frigia llamado Pactolus.

El rey Midas comprendió que el amor y la belleza de la vida son las verdaderas riquezas.

                                                        
Comments